LO RETRO ESTÁ DE MODA

No hace mucho tiempo alguien me comentó, ahora no recuerdo exactamente quien, que quería comprarse unas cortinas de lamas para poder colocarlas en su nuevo piso. Y al instante de que me lo comentaron me vino un flashback a la mente de unas cortinas de lamas que había en el lugar de trabajo de mi madre cuando yo era pequeño, incluso creo que las han tirado no hace mucho. Eran unas cortinas de lamas que ya estaban completamente desfasadas a su tiempo, pero hoy en día lo retro está más de moda que nunca por lo que no sé porque las han tirado si las podían haber vendido, aunque el color del que estaban hechas no pega en ninguna casa o piso o por lo menos creo que nadie pondría esas cortinas en su casa. 

 

No me puedo imaginar el piso de alguien a quien le guste lo retro, estoy seguro de que no me disgustaría demasiado porque más que nada me gustan las cosas que sean útiles y no tienen necesariamente que ser bonitas. Pero lo malo de las cosas que se consideran retro, hoy en día están demasiado bien consideradas y les ponen unos precios abusivos. Un amigo mío el otro día quiso comprarse un teléfono de los años setenta para su casa y ahora mismo no me acuerdo exactamente de cuánto era, pero era un precio completamente fuera de lugar. Ese teléfono en su día valdría seguramente muchísimo menos dinero que lo que estaban pidiendo por él. En casa de mi tía el otro día ví dos teléfonos antiguos de baquelita, pero no creo que mi tía esté dispuesta a deshacerse de ellos, más que nada porque es de esas personas que no quieren deshacerse de nada. A todo le encuentra un sentimiento nostálgico como excusa para no tener que tirar nada. Tiene armarios que están llenos de cosas que hace más de treinta años que nadie utiliza, pero no le digas que lo que tiene ahí es basura porque se enfada como si yo tuviera que tener la misma relación con sus cosas viejas, y nunca va a ser así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *